Claves para el impulso de una administración innovadora

Claves para el impulso de una administración innovadora

Una administración innovadora es uno de los pilares de la Smart City y una apuesta por la eficiencia tanto en la respuesta a los ciudadanos, como en un mejor funcionamiento interno. ¿Qué claves deben seguirse para impulsar la innovación en el sector público? Descúbrelas en este post de Ovidio González de Uña

Qué es la innovación aplicada al sector público

Cuando hablamos de innovación en el sector público lo primero que tenemos que hacer es definir qué se entiende por innovación en el ámbito público, pues el beneficio económico no puede ser uno de sus objetivos. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estamos hablando de “un proceso o enfoque nuevo o significativamente actualizado que es innovador, se ha implementado de alguna forma y que está diseñado para ofrecer mejores resultados públicos al lograr mayor eficiencia, eficacia y satisfacción de los ciudadanos, usuarios o empleados”.

     > Quizás te interese

Oficina de información a empresas del sector TIC

Accede a todas las ayudas disponibles en una misma herramienta.

En otras palabras podemos decir que innovar desde el sector público es implementar nuevas ideas en forma de servicios, políticas o actuaciones que llegan a la sociedad, funcionan y mejoran la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos.

Innovar está siempre asociado a riesgo e incertidumbre, pero en los últimos 15 años la forma de innovar ha cambiado drásticamente. Veamos por qué:

  • Los ciclos de vida de los productos y servicios han pasado de tener una duración media de 10 años a durar pocos años o incluso meses.
  • El desarrollo y difusión de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) han permitido desarrollar mercados de nichos de forma viable (modelos long tail) como los implementados por Amazon o Netflix. Estos nuevos mercados permiten satisfacer las necesidades diferenciadas de la población.
  • El cliente está cada vez está más informado y es más exigente. Ahora las empresas no pueden imponer sus productos a los clientes, por lo que han de identificar sus necesidades y ofrecerles soluciones adaptadas.
  • El talento es considerado un activo fundamental para la innovación y las entidades más innovadoras han evolucionado de modelos de innovación cerrada a modelos de innovación abierta.
  • Las entidades utilizan nuevas formas de trabajar que permiten disminuir los riesgos asociados a la innovación.

Una región innovadora está indisolublemente asociada a una administración innovadora que permita establecer puentes entre el ámbito público y el privado para mejorar los servicios ofrecidos a los ciudadanos, incentivar la creación o desarrollo de nuevos nichos de mercado y aumentar el Producto Interior Bruto (PIB) de la región.

Haciendo una analogía, imaginemos que la administración fuera una persona obesa que se pasa todo el día en el sofá y a la que estamos buscando una solución para que pierda peso. Unos dirían que la forma más rápida de perder peso sería cortándole las piernas. Por el contrario, otros dirían que como está todo el día en el sofá, no tiene energía para hacer ejercicio y por tanto lo que necesita es más alimento (Aneesh Chopra).

Innovación en el sector público: La Administración debe caracterizarse por su inteligencia más que por su tamaño Clic para tuitear

Vemos que ninguna de las dos opciones es la óptima para resolver al problema, por lo que se hace necesario buscar nuevos enfoques que permitan abordar y resolver los problemas de forma diferente desde el sector público. Como decía Thomas Jefferson, la administración debe caracterizarse por su inteligencia, más que por su tamaño.

Cómo impulsar una administración innovadora

La administración es una herramienta al servicio de los ciudadanos y, como toda herramienta, debe ser revisada y actualizada de forma periódica para mantener su utilidad. La cuestión ahora es cómo la administración puede impulsar la innovación en su región de forma sostenible y maximizando los presupuestos públicos. Para ello, las recomendaciones de este autor para impulsar una administración innovadora son:

  • Apostar por la especialización tecnológica de la región focalizándose en un número limitado de vectores de especialización, que nos permitan una diferenciación clara con otras regiones.
  • Intensificar la colaboración interna dentro de la administración, buscando sinergias entre distintos organismos y entidades públicas. Este debería ser el primer paso antes de abordar enfoques más novedosos.
  • Apostar por el Open Data y la estandarización de los datos que se ofrecen desde la administración pública. Los datos tienen que estar disponibles por defecto en un formato amigable, estandarizado y fácilmente procesable por un ordenador. El objetivo es que empresas y emprendedores utilicen estos datos y los incorporen en nuevos productos y servicios, que les ayuden a crecer y ser más competitivos.
  • Fomentar la estandarización de los datos privados que se ofrecen a la ciudadanía en sectores regulados por la administración: sanidad, educación, energía, agua, etc. El objetivo es reducir las barreras de entrada y fomentar la competencia.
  • Fomentar el desarrollo de soluciones TIC que extraigan el valor de los datos públicos y privados con el objetivo de desarrollar nuevos nichos de mercado. Un ejemplo puede ser el fomento de soluciones TIC que utilicen los datos generados por los contadores inteligentes de electricidad, para fomentar el desarrollo del nicho HEM (Home Energy Management).
  • Utilizar la innovación abierta para acceder a talento externo a las administraciones públicas (innovar de fuera hacia dentro). Esto se puede articular utilizando procesos con participación abierta (compra pública innovadora, retos, hackthones, etc), pero también con participación cerrada (limitando la audiencia). Un ejemplo de participación cerrada puede ser una orden de incentivos utilizada como instrumento para articular una estrategia pública, que permita repartir de forma competitiva los presupuestos de innovación entre las diferentes entidades públicas pertenecientes a la administración con competencias en la materia. En este caso, el objetivo es maximizar los resultados de los presupuestos públicos dedicados a innovación.
10 claves para el impulsar el desarrollo de una administración innovadora Clic para tuitear
  • Utilizar la innovación abierta para poner en valor el conocimiento generado por la administración y hacer que este llegue en forma de nuevos productos y servicios a la ciudadanía (innovar de adentro hacia afuera). La administración genera mucho conocimiento en ámbitos en los que suele tener competencias (salud, educación, agricultura, etc) que no se llegan a explotar, que no salen de la administración y que acaban olvidados. Se recomienda articular mecanismos (patentes, por ejemplo) que permitan valorizar estos conocimientos y permitan a terceras partes incorporarlos en novedosos modelos de negocio para que lleguen al mercado. Aquí, el objetivo es valorizar los intangibles que genera la administración pública, para generar nuevos recursos públicos.
  • Utilizar y adaptar metodologías y herramientas utilizadas por el sector privado para minimizar los riesgos en el lanzamiento de nuevas iniciativas y servicios públicos. Algunos ejemplos de estas metodologías son el “Value Proposition Design” y el “Business Model Generation”.
  • Apostar por una Administración Lean que valide que las iniciativas y servicios que se ofrecen desde el sector público responden a una demanda real. Es necesario maximizar los resultados de los presupuestos públicos, por lo que la respuesta a cada problema no puede ser más dinero u otro programa. Esto pasa por diseñar Productos Mínimos Viables (PMV), que no son más que prototipos de bajo coste que permitan transmitir a los potenciales receptores (público objetivo) el valor que ofrecería el producto o servicio final y medir el interés real (positivo o negativo) que provoca en los mismos. Si la propuesta de un nuevo producto o servicio no tiene la demanda esperada, sencillamente no se lanzaría. Esto permite que el tiempo y los recursos se dediquen a otras iniciativas.
  • Impulsar un cambio cultural que fomente la aceptación y utilización de estos nuevos paradigmas dentro del sector público. Tal y como ha sucedido en el sector privado, el enfoque propuesto generará inicialmente rechazo entre trabajadores y responsables públicos, pues supone una nueva forma de trabajar, de organizarse y abordar las necesidades. Por tanto será necesario lanzar campañas de sensibilización y acciones formativas que ayuden a mostrar e interiorizar los beneficios de este nuevo enfoque.

Un ejemplo de administración innovadora y de la aplicación práctica y transversal de esta nueva forma de trabajar desde el ámbito público lo tenemos en la administración Obama de los EEUU, que implementó políticas, instrumentos e iniciativas para hacer una administración más eficiente a través de la tecnología, los datos y la innovación.

Ficha del Autor: Ovidio González de Uña es Ingeniero Superior Industrial por la Universidad de Sevilla y ‘MSc in Telecommunication Systems’ por la Universidad de Swansea (UK). Después de trabajar en British Telecom, Tecsidel y Ericsson comienza su andadura en Sandetel, donde desde el año 2007 presta sus servicios desarrollando instrumentos de apoyo al sector TIC andaluz. Actualmente está realizando un doctorado en el ámbito de la innovación.

Claves para el impulso de una administración innovadora
5 (100%) 8 votos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario