Prueba digital: ¿Sirve un pantallazo como prueba en un juicio?

Prueba digital: ¿puede un pantallazo servir en un juicio?

El avance y generalización de las nuevas tecnologías ha supuesto un importante cambio tanto en los nuevos delitos, como en la forma de demostrarlos. ¿Sabes qué es la prueba digital y qué requisitos son necesarios para que sea válida ante un tribunal? Accede a claves en este post.

¿Qué es la prueba digital?

La prueba digital (o prueba electrónica) ya forma parte de una gran número de procesos judiciales. Según el magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid, Joaquín Delgado Martín, cuando hablamos de la definición de prueba digital nos estamos refiriendo a “toda la información de carácter probatorio contenida en un medio electrónico o transmitida por dicho medio“.

Esta definición nos indica, por un lado, que las nuevas tecnologías ya forman parte (y cada vez más) del día a día del ordenamiento jurídico. El ciberderecho o derecho informático gana cada vez más peso en los despachos de abogados y se ocupa de la relación entre nuevas tecnologías y legalidad. ¿Sabes qué comportamientos son ilegales en Internet?.

Acerca de la incidencia de los delitos informáticos o de aquellos en los que cada vez se hace más necesaria la prueba digital, basta con revisar los datos del último informe de ciberseguridad de Norton. En él se indica que 16,2 millones de españoles sufrieron los efectos del cibercrimen que, en términos económicos, les supuso 1.750 millones de euros.

No solo estamos hablando de las posibles repercusiones jurídicas de un ciberataque o una estafa a través de Internet. La prueba digital gana cada vez más peso en procesos civiles o en casos tan sensibles como amenazas o ciberacoso. Nuestra vida cada vez se desarrolla más en el ámbito digital y eso también tiene su reflejo en los problemas que podemos encontrarnos en el ‘ciberespacio’ y en la forma de demostrarlo.

En este contexto, la definición de prueba electrónica nos lleva a otras preguntas ¿qué requisitos deben darse para validar la prueba electrónica? ¿sirve un pantallazo como prueba en un proceso judicial? ¿qué dice la legislación sobre este nuevo recurso probatorio? De ello nos vamos a ocupar en este post.

En 2017, 16,2 millones de españoles sufrieron los efectos del cibercrimen ¿sabes qué es la prueba digital y cómo validarla? Clic para tuitear

Qué dice la Ley sobre la prueba digital

¿Qué dice la Ley sobre la prueba digital? ¿Qué novedades se han incorporado a la legislación con respecto a las publicaciones en redes sociales, blogs o incluso conversaciones de WhatsApp? ¿Puede servir una captura de pantalla como prueba en un juicio?

  • La jurisprudencia sobre este asunto la dicta el Tribunal Supremo que en la sentencia número 300/2015, de fecha 19 de mayo de 2015, sienta las bases para la validez de la prueba digital en un proceso judicial y señala que esta “debe ser abordada con todas las cautelas” debido a la facilidad y posibilidad de que las capturas de pantalla pueda ser manipulada.

Es por esto que el primer requisito que se marcó en esta sentencia fue certificar la validez de la prueba digital a través de “un informe pericial que identifique el teléfono emisor de los mensajes delictivos o una prueba testifical que acredite su remisión”. De esta manera se resuelve una posible impugnación a cargo de la parte contraria.

  • De la misma manera, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Galicia en sentencia de fecha 28 de enero de 2016, señala cuatro supuestos en los que una captura de pantalla de, por ejemplo, WhatsApp puede servir como prueba digital:
    • Cuando la parte interlocutora de la conversación no impugna la conversación.
    • Cuando reconoce expresamente dicha conversación y su contenido.
    • Cuando se compruebe su realidad mediante el cotejo con el otro terminal implicado (exhibición).
    • Cuando se practique una prueba pericial que acredite la autenticidad y envío de la conversación, para un supuesto diferente de los anteriores

Sea como fuere, la legislación sobre esta materia señala la necesidad de incorporar la prueba digital en un soporte electrónico, además de transcribirlos en formato impreso e incorporando los metadatos de los archivos para dotarlos de mayor veracidad y que, de esta manera, también puedan ser validados por un notario o en el propio juzgado para convertirlos en un documento público y con validez en un proceso judicial. Puedes ampliar información en este enlace.

¿Sirve un pantallazo como prueba en un juicio? Claves para la admisión de la prueba digital Clic para tuitear

Claves para la incorporación de la prueba digital en un juicio

A la hora de determinar la admisión de la prueba digital en un proceso judicial, el juzgado será quien determine la necesidad o relevancia de estas comunicaciones o archivos para la causa en función de estos criterios:

  • Licitud: Al hablar de conversaciones privadas a través de WhatsApp y otras redes sociales, la prueba digital no puede vulnerar el derecho a la intimidad de los afectados, el secreto de las comunicaciones (muy relevante en el caso de empresas), la protección de los datos personales u otros derechos como la inviolabilidad del domicilio.
  • Integridad: A través de los procesos de autentificación anteriormente descritos y con los que se demuestre, de forma inequívoca, que el soporte en el que se presenta la prueba digital no han sido manipulados o alterados y que, para más seguridad, no se ha roto la cadena de custodia que garantiza la integridad de lo aportado.
  • Autenticidad: Muy relacionado con el punto anterior. Se trata de demostrar que la prueba digital que se presenta corresponde a lo que se quiere demostrar y que tiene sentido dentro del proceso, incluye los datos (y metadatos) de las fuentes implicadas y que, por supuesto, cuenta con la certificación pericial de su autenticidad.
  • Claridad: Uno de los requisitos más importantes a la hora de conseguir la admisión a trámite de una prueba digital es que esté acompañada de la valoración de los peritos y que estos expliquen de forma clara en qué consiste esa prueba y qué aporta. Todo ello en un lenguaje que pueda ser entendido sin necesidad de conocimientos informáticos avanzados, tal y como se recoge en el artículo 335 de la Ley de Enjuiciamiento Civil

A partir de ahí, la decisión de admitir o no la validez de esta prueba digital depende del juzgado. En este sentido, las nuevas tecnologías también se están dirigiendo a certificar la validez de esta prueba electrónica y ya hay herramientas que se encargan de esta primera certificación.

Un ejemplo de esto es eGarante presentada por la Guardia Civil para obtener evidencias electrónicas de delitos en la Red y que actúa como “testigo online” para certificar la validez de la prueba digital. ¿Sabes cómo funciona? Lee este post de la Oficina de Seguridad del Internauta.

¿Conoces alguna otra herramienta que esté certificada para la obtención de la prueba digital? Indícalo en la sección de comentarios para incorporarla a este post.

 

 

Prueba digital: ¿Sirve un pantallazo como prueba en un juicio?
5 (100%) 1 voto

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario