Cómo funciona el GPS de tu móvil

Lo empleas a diario y, desde hace tiempo, es una de las herramientas más útiles de nuestros smartphones, pero ¿sabes cómo funciona el GPS de tu teléfono móvil y cuál es el futuro de esta tecnología en los próximos años? Conoce más en este post

Artículos relacionados:

Qué es GPS

Todos conocemos el GPS, pero ¿sabes lo que significan las siglas de esta herramienta imprescindible en nuestra vida cotidiana? Cuando hablamos de la definición de GPS nos estamos refiriendo al término Sistema de Posicionamiento Global (en inglés Global Positioning System) que cada día usamos, por ejemplo, para saber dónde estamos o cuál es la mejor ruta a través de aplicaciones como Google Maps ¿conoces estos trucos?

Pero ¿qué es GPS? Un sistema que nos permite determinar la posición exacta (con una precisión incluso de centímetros) de cualquier objeto, persona o ruta. Para ello, los sistemas GPS necesitan la colaboración de una red de 24 satélites que orbitan en torno a nuestro planeta. Gracias a ellos, se puede triangular nuestra posición o ruta en cualquier punto del planeta.

Para calcular la posición, se necesitan un mínimo de 3 satélites, aunque en la práctica se emplean cuatro, lo que permite calcular la ubicación en 3-D del usuario (latitud, longitud y altitud). Una vez que se ha determinado la posición del usuario, la unidad GPS puede calcular otra información, como velocidad, rumbo, pista, distancia de viaje, distancia al destino, hora de salida…

¿Sabes cómo funcionan estos satélites, a qué altura están y cómo transmiten la información a nuestros dispositivos móviles? Mira este vídeo:

Los satélites GPS transmiten dos señales de radio de baja potencia, denominadas L1 (uso civil) y L2 (uso militar). Una señal GPS contiene tres bits de información diferentes:

  • Un código pseudoaleatorio (código que permite la identificación del satélite que está transmitiendo información).
  • Datos de efemérides (la información orbital para ese satélite en concreto y para cada uno de los satélites que forman parte del sistema en órbita).
  • Datos de almanaque (referida a la información sobre el estado de funcionamiento del satélite, así como de datos como fecha y hora actuales que se actualizan cada 30 segundos).

Si hablamos de la historia del GPS, algunos datos curiosos sobre esta tecnologías es que comenzó a emplearse en la década de los 60 y con fines militares. Básicamente se trataba de calcular la posición, más o menos exacta, de las tropas y la flota norteamericana. Este sistema se denominó Omega y, posteriormente, Transit cuya red estaba constituida por 6 satélites en órbita polar baja.

A partir de la década de los 80 se autoriza el uso de la tecnología GPS para fines civiles y surgen proyectos como Navstar, que comienza a estar plenamente operativo a partir de los primeros años de la década de los 90. Puede ampliar información sobre la historia del GPS en este artículo de Wikipedia.

Cuál es el futuro de los sistemas GPS

Desde la década de los 9o el uso del GPS no ha parado de crecer hasta el punto de convertirse en una herramienta clave en nuestro día a día que no solo tiene utilidades en el terreno de la ubicación, sino que impulsa iniciativa emprendedoras relacionadas con el márketing de geolocalización o supone una gran ayuda para la localización de personas perdidas o el cuidado de nuestros mayores y niños.

¿Cuál es el futuro de los sistemas GPS y qué nuevas mejoras se han impulsado en los últimos años? En la actualidad, varios países y estados se han lanzado a desarrollar sus propios sistemas de navegación. En el caso de la Unión Europea, este programa se llama Galileo y se espera culminar en el año 2020. Amplía información en este enlace.

Acerca del desarrollo de los sistemas GPS, estos han evolucionado en los últimos años y su precisión es casi milimétrica. En este punto hablamos de los sistemas A-GPS, un término con el que nos referimos a los sistemas de GPS asistido, cuyo objetivo es mejorar la fiabilidad ante situaciones de baja señal o problemas de obstáculos. Este avance está muy relacionado con la localización de dispositivos móviles y se impulsó a partir de las necesidades de los servicios de emergencias norteamericanos.

Junto a esto, en la evolución de los sistemas GPS tiene ya nombre: se trata del GPS OCX, que se apoya en una nueva red de satélites y conexiones para vencer las posibles vulnerabilidades de los sistemas GPS y que además encripta la información y la filtra de manera precisa, pese a la presencia de ‘ruido’ en la transmisión de datos.

Puedes ampliar información sobre la evolución de los sistemas GPS en este enlace o activando los subtítulos en español de este vídeo.

Sea como fuere, el GPS va a seguir estando muy presente en nuestras vidas, aunque con nuevos sistemas que mejoran aún más su fiabilidad y le proporcionan mayor seguridad en la transmisión de datos.