Qué son las DNS y para qué sirven

Seguro que has oído hablar del término DNS, pero ¿sabes qué es exactamente y por qué es indispensable para que miles de millones de internautas nos podamos conectar a diario y de forma instantánea a la Red? Aprende claves sobre su funcionamiento en este post con el que comprenderás un poco mejor el funcionamiento de Internet.

Artículos relacionados:

¿Qué son las DNS?

Cuando hablamos del término DNS nos estamos refiriendo a las siglas de Domain Name System en inglés y, por tanto, al concepto Sistemas de Nombres de Dominio que empleamos cada vez que nos conectamos a Internet y, gracias al cual, podemos conectarnos a una página web sin necesidad de tener que teclear una larguísima dirección IP.

De esta manera, cuando hablamos de DNS, nos referimos a la traducción de una dirección numérica (o IP) en el nombre de un dominio, esto es, lo que cada día empleamos para acceder al servidor que aloja una página web en la que nos interesa navegar.

A lo largo de los años, el crecimiento exponencial de Internet ha obligado a actualizar y a implementar mejoras en los sistemas DNS que, desde sus primeros orígenes en el año 1983, han experimentado profundos cambios que puedes consultar en este enlace de Wikipedia.

Dentro del concepto DNS podemos distinguir tres elementos que van a resultar claves a la hora de realizar una búsqueda en Internet:

  1. Cliente DNS: Hablamos de la primera fase de la búsqueda desde nuestro ordenador personal (cliente) en donde realizamos una búsqueda de una dirección concreta en la web.
  2. Servidor DNS: Son los que contestan a esta petición de conexión de los diferentes clientes, ya sea de forma directa o a través de otros servidores habilitados para ello. Su sistema de respuesta se basa en una estructura en árbol de la que nos ocuparemos más adelante. El objetivo último de nuestra petición es que ese servidor al que nos dirigimos nos muestre su contenido. Dentro de los servidores DNS podemos encontrar diferentes tipos: Primarios, secundarios o esclavos, locales… Aprende las diferencias entre ellos en este enlace.
  3. Zonas de autoridad: Nos adentramos en esa estructura de árbol y, en concreto, nos referimos a un grupo de servidores que tienen asignado la resolución de un determinado dominio dentro del espacio web ( por ejemplo los dominios .org o los dominios .com). Estos servidores se denominan TLD (Top Level Domain). Puedes ampliar información en este enlace.

En este vídeo del canal de Youtube de Red.es puedes comprobar qué pasa desde que realizas una petición de conexión desde tu ordenador hasta que finalmente esta se concreta en el acceso a una página web en concreto alojada en un dominio con una extensión determinada.

¿Cómo funcionan las DNS?

A la hora de explicar el funcionamiento de los Sistemas de Nombre de Dominio (DNS) debemos tener en cuenta que estamos hablando de una inmensa estructura en árbol que se activa en el momento que tecleamos una dirección web en nuestro ordenador y que comprendería los siguientes pasos:

  1. Tecleamos una dirección web a la que queremos acceder desde nuestro ordenador (por ejemplo https://www.andaluciaesdigital.es).
  2. Nuestro sistema operativo se pone en contacto con el servidor DNS al que realiza la petición de acceso a su contenido. Hablamos del servidor raíz.
  3. Este servidor DNS se dirige a la zona de autoridad que tiene asignados los dominios .es (en nuestro caso) o de aquellos que se corresponden con la extensión que hemos tecleado en la dirección web (TLD).
  4. El servidor encargado de esta zona de autoridad resuelve le petición y localiza la dirección IP que se corresponde con el nombre de dominio que hemos tecleado. Esta respuesta remite al servidor en el que está alojada esa página en concreto.
  5. Este servidor que aloja la página que estamos buscando recibe la solicitud que hemos realizado y devuelve la información facilitando la dirección IP de la web a la que queremos acceder.
  6. Una vez que se ha producido todo este proceso, se establece la comunicación con esta dirección IP y comienzan a intercambiarse los datos que permiten visualizar el contenido de esta dirección, esto es, el contenido de la web.

Todo este proceso se produce en milésimas de segundo y, de esta manera, podemos acceder a una web y navegar por su contenido sin necesidad de tener que establecer un contacto a través del código numérico que identifica la dirección IP. Y todo ello gracias a las DNS.

En este proceso, hay que tener en cuenta que habitualmente nuestro equipo informático almacena las direcciones web a las que accedemos de forma habitual. Esto es lo que conocemos como la caché y permite agilizar aún más el proceso, dado que el contacto es directo y nos podemos saltar el paso 2 y 3 del proceso al que nos hemos referido.

 

Qué son y para qué sirven las DNS
¡Valora este artículo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *