Claves del empleado público digital en la Smart City

El papel de la Administración en las ciudades inteligentes precisa de un nuevo modelo para una ciudadanía conectada que, gracias a las nuevas tecnologías, tiene un papel protagonista en la toma de decisiones y en el día a día de la ciudad. En este cambio el factor humano es clave y afecta de lleno a las personas que trabajan en el sector público ¿Cuál el papel del empleado público digital en la Smart City?

Smart City: Hacia nuevo modelo de Administración pública

El proceso de transformación digital que afecta a todos los sectores de la sociedad también supone un importante cambio en el modelo de trabajo y organización de los procesos de trabajo y los servicios que ofrecen las administraciones públicas a la ciudadanía.  Al igual que ocurre con las empresas, el camino hacia la transformación digital exige como paso previo, un cambio de mentalidad hacia un nuevo modelo 100% digital.

El papel de la Administración es clave para el desarrollo pleno de la Smart City. Hablamos de una ciudad conectada en la que los ciudadanos interactúan y reciben respuesta a sus solicitudes de forma inmediata, en cualquier dispositivo las 24 horas al día y los 365 días del año.

No se trata solo de apostar por los trámites electrónicos que ya se pueden resolver online, sino que el papel de la Administración en la Smart City va un paso que va más allá y en él se contemplan:

  • Resolución de gestiones y solicitudes desde cualquier terminal o dispositivo de forma ágil, eficaz y online, lo que exige procesos y modelos de trabajo igualmente eficaces.
  • El ciudadano en el centro de toda la estrategia. La atención y el servicio público cobran una nueva dimensión en un entorno totalmente conectado.
  • La gestión de millones de datos personales es uno de los grandes retos para la administración pública en la Smart City. La seguridad y la transparencia son básicos en este nuevo modelo y en especial en sectores muy sensibles como la Sanidad Pública en la Smart City.
  • La gestión de los servicios públicos debe estar en permanente comunicación con las empresas y organizaciones que participan en todo lo que tiene que ver con los procesos que forman parte de la vida diaria de la ciudadanía en la Smart City.
  • A nivel interno, la Administración debe impulsar nuevos modelos de trabajo colaborativo y mejorar de forma sustancial los procesos de comunicación interna para evitar los ‘cuellos de botella’ en los procesos de toma de decisiones y, en consecuencia, en la atención al ciudadano.
  • La Administración debe apostar por nuevas herramientas TIC de gestión que permitan la automatización de procesos o el uso de nuevos sistemas de almacenamiento como los que ofrece la tecnología Cloud. ¿Conoces la plataforma MOAD?
  • Búsqueda permanente de espacios de colaboración y sinergias con emprendedores y empresas para la gestión compartida de servicios y procesos online, así como de la innovación y nuevas soluciones que repercutan en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.
  • Apuesta decidida por la formación constante de sus empleados para garantizar la atención y la gestión de los servicios públicos en un entorno totalmente digital que exige nuevas competencias digitales y un cambio de mentalidad en los procesos y en la atención que hasta ahora se ha facilitado a la ciudadanía.
8 cambios que debe afrontar la Administración Pública para ser uno de los pilares de la Smart City Clic para tuitear

El nuevo perfil del empleado público digital

Al igual que ocurre en las empresas, el proceso de transformación digital exige poner el foco en el factor humano y comprender que sin la adecuada capacitación será imposible llevar a buen término este proceso. ¿Cuál es nuevo perfil del empleado público digital? ¿En qué se diferencia de los requisitos del puesto de trabajo digital que deben abordar las las empresas? Estas son alguna claves:

  • El empleado público digital, al igual que ocurre con el de la empresa privada, debe estar en permanente formación y mejora de sus competencias digitales. La Sociedad Digital exige un alto nivel de especialización y este requisito es extrapolable a la función pública.
  • En este proceso de especialización, es indispensable que el empleado público digital esté permanentemente actualizado en materia de ciberseguridad dado que trata y tiene acceso a los datos personales de miles de ciudadanos. La seguridad en el puesto de trabajo digital es un requisito imprescindible.
  • Junto a la ciberseguridad, los conocimientos sobre protección de datos y gestión y uso de los registros y bases de datos van a ser habilidades indispensables.
  • A nivel interno, el nuevo perfil del empleado público digital apuesta por un modelo en el que las herramientas de trabajo colaborativo van a resultar básicas para mejorar la agilidad, la toma de decisiones y, en consecuencia, la respuesta a los ciudadanos que necesita de una adecuada planificación.
  • El empleado público digital no debe vincularse, como hasta ahora, a una oficina o un puesto de trabajo físico en un entorno concreto. La deslocalización y el teletrabajo van a ser habituales en este proceso de transformación digital de la Administración.
  • Visión de conjunto de todos los procesos que forman parte del proceso de toma de decisiones en la Administración y de las tecnologías que les dan soporte. Los departamentos no deben ser espacios cerrados sino que deben compartir información y gestión para alcanzar un funcionamiento coordinado.
  • En un entorno urbano cada vez más conectado, el empleado público digital, al igual que ocurre con el de la empresa privada, debe concienciarse de que está expuesto al cambio permanente. El miedo o la resistencia al cambio es una de las asignaturas que debe solventarse para una administración eficiente en la Smart City.
  • La autoevaluación y la medición de resultados van a ser la práctica habitual en todas las iniciativas y acciones que se ejecutan en la Smart City y, por supuesto, desde el punto de vista interno en donde la productividad es una de las piezas clave para el éxito de la gestión.
  • El uso de las nuevas herramientas y plataformas digitales repercutirá no solo en una mejor gestión, sino que desde el punto de vista del empleado público digital conlleva una mejora de su rendimiento y un ahorro de gestiones y trámites.

Todas estas cualidades del empleado público digital comienzan con una sólida base: es necesario impulsar un cambio de mentalidad, tanto en el trabajo diario como en la respuesta que se ofrece al ciudadano y a la propia Administración para resolver sus problemas y consultas.

10 cualidades que marcan el perfil del empleado público digital en la Smart City Clic para tuitear

AndalucíaSmart, la apuesta de la Junta de Andalucía por la Smart City

¿Cómo cambiará nuestra vida en la Smart City en Andalucía? Para que todas estas ventajas se hagan realidad es necesario contar con un plan, que en nuestra comunidad se articula a través de la estrategia AndalucíaSmart 2020 de la Junta de Andalucía, cuyas líneas maestras fueron aprobadas el pasado mes de septiembre por el Consejo de Gobierno del Parlamento Andaluz y que cuenta con una inversión de 50 millones de euros en el periodo 2016-2020.

La estrategia AndalucíaSmart cuenta siete líneas estratégicas y 12 medidas para impulsar los beneficios de la Smart City al conjunto de los ciudadanos andaluces. La apuesta va más allá de la Smart City y llega a la Smart Region ¿Sabes en qué consiste y qué proyectos integran su estrategia?

El objetivo no es otro que impulsar un nuevo modelo que, apoyado en las TIC, repercuta y mejore la calidad de vida y fomente nuevas oportunidades para todos los ciudadanos de Andalucía. La claves es conectar al ciudadano con su ciudad.

Smart City: Claves del empleado público digital
5 (100%) 1 voto

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *